El cuadro “Puma” posee solamente jugadores de buen pie en la media del terreno de juego, zona donde seguramente apostarán su juego.

El equipo del norte viene de hacer buena temporada con Nicolás Larcamon, el que presentaba un esquema ordenado, con gran rendimiento físico y despliegue táctico. Actualmente, Gerardo Meli, no cambia mucho el esquema, destacando la rica técnica del mediocampo, como así mismo la capacidad de sus laterales.

En la zona de corte el encargado es Gabriel Sandoval, quien se apoya en un jugador talentoso y de buen pie, como lo es Michael Lepe. Estos son la principal salida de un equipo que tiene a tres talentosos pero irregulares jugadores: Jason Silva, Luis “Larry” Valenzuela y uno que viene bien, el venezolano Eduard Bello. Estos tres tienen la magia que intentarán que Felipe Flores, único delantero del cuadro, logre convertirle a Johnny Herrera.

El otro peligro del cuadro de Antofagasta es el juego de sus laterales. Paulo Magalhaes y Augusto Barrios son jugadores de buena marca y de importante potencia física, que lucharán mano a mano con Beausejour y Schultz. La pasada de Barrios es una arma que puede ser letal para la Universidad de Chile.

La defensa es una mezcla de juventud y experiencia, el coraje de Tomás Asta-Buruaga y la seguridad de Bruno Romo, respectivamente. Estos dos se complementan de buena manera, formando una sólida defensa de férrea marca. El arquero, Paulo Garcés, es un jugador de grandes reflejos, pero que la confianza y la concentración le fallan de vez en cuando, siendo una amenaza para los de Meli.

El partido entre ambos clubes se disputará este domingo a las 20:30 hrs. en el Estadio Nacional.