Los dirigidos por Dalcio Giovagnoli optarán, seguramente, por un planteamiento que explote las bandas.

Un equipo compacto. Eso es lo que es Deportes Temuco en la actualidad. Un cuadro que siempre es difícil, tanto por su propuesta de juego como su lucha en cancha.

Un juego por las bandas es lo que espera el cuadro de Giovagnoli. La pasada de Ruben Farfán -ex azul-, y por el otro lado Kevin Harbottle (Ábalos), seguramente será la principal arma ofensiva de Deportes Temuco, buscando a un centrodelantero de envergadura como lo es Matías Donoso, hombre de buen juego aéreo y posicionamiento en el área.

El mediocampo de los albiverdes es de lujo. El ex azul, Rubén Cepeda es el encargado de la primera salida y el corte, entregando labores de volante mixto a Mathías Riquero, un jugador de exquisita técnica y de buena llegada al área, lo que le entrega una variante más a el cuadro “Pije”. El talento lo entregará Guillermo Hauché, de gran gambeta y visión en ataque. Tanto Riquero como Hauché serán los encargados de hacer que el balón transite con gran velocidad hacia los externos del cuadro que preside Marcelo Salas, como así mismo de entregar variantes en ataque.

En la defensa, tanto Vergara como Casanova son jugadores afiatados en la titularidad de los albiverdes, los que entregan una gran técnica y una férrea marca a gran velocidad. Seguramente Jeréz será el lateral encargado de mantenerse en campo propio ante la ofensiva de Deportes Temuco, brindando libertad al juvenil Cayupil para que acompañe en mayor medida a Harbottle por la banda izquierda, como lo hizo en el partido pasado frente a Audax Italiano, logrando una gran asistencia a Riquero. Todo lo complementa Gamonal, un gran arquero, de muy buenos reflejos y visión de juego.

Los dirigidos de Giovagnoli buscarán la regularidad ante la U, en un partido que promete bastante.