Los “canarios” son el rival de turno para el cuadro de la Universidad de Chile. Su juego se marca por la presión y el constante roce.

Un esquema bastante definido es el de San Luis. Solamente rotan en el ataque, donde varía la conformación con uno o dos delanteros, con cuatro o cinco en el medio, pero casi siempre es un 4-5-1 con pasada de los volantes externos.

Son cuatro en el fondo, su capitán, Daniel Vicencio, hombre de pierna fuerte, quien es acompañado por el ex azul José Rojas, conformando una dupla de centrales que no arriesga mucho y juegan lo más simple para no generar ocasiones rivales. Felipe Saavedra se presenta como una de las principales figuras, un lateral izquierdo de rica técnica e inteligente, quien ya fue comprado por la U, es el constante punta de lanza por el juego lateral de los de Quillota. Seguramente el lateral derecho, Lara, será el encargado de mantenerse en la línea defensiva para acompañar a los centrales.

En el medio destaca la experiencia de Braulio Leal, quien distribuye y organiza, tanto ofensiva como defensivamente al cuadro “canario”. A su lado seguramente veremos a Césped, un volante con similares características, pero con mayor despliegue y menos pie que Leal, por lo que irá más al sacrificio físico. La creación está en manos de Ronald González, un talentoso zurdo que mueve los hilos del ataque, quien intentará volver a anotarle al cuadro universitario. Rodrigo González completa el mediocampo quillotano.

En delantera irá Taiva o Martínez y Escobar, quien principalmente tendrán la misión de aguantar y descargar a las bandas, buscando el gol que permita sacar ventaja en casa de cara al próximo enfrentamiento que de el pase a semifinales de Copa Chile.