Foto: Raul Zamora / Photosport

El debut de Dudamel en la banca. Desde el comienzo, el técnico le pedía a la línea defensiva que saliera de su área y que no se metiera atrás. El venezolano busca intensidad en el equipo y luchar cada pelota. Pero no se pudo. Fue un partido trabado y sin tantas emociones.

Muy concentrado en el mediocampo, sin grandes intervenciones ni oportunidades de gol. Los dos equipos intentaron imponerse, pero solo quedó en empate. Everton pudo quedarse con el partido, pero el De Paul tapó el penal. Queda mucho por mejorar, se nota que nadie quiere ser el culpable de un error que traiga consecuencias. A levantarse. 

Fernando de Paul: En el comienzo le tocó reaccionar y estuvo atento a los rebotes. Después no tuvo mucha acción hasta un penal a 10’ del final. Estuvo atento y tapó lo que era el triunfo para los de viña. Actualmente es uno de los pilares del equipo sumando atajadas clave en varios compromisos.

Matías Rodríguez: Pivoteo en el primer palo para el gol de Larrivey. Fuera de eso, su rendimiento en defensa deja mucho que desear. No siguió la marca en el empate del local y cometió un par de faltas innecesarias en el retroceso.

Luis Casanova: Estuvo concentrado en la marca y en las coberturas por el lado de Rodríguez para anticipar a los delanteros. En la única jugada que falló en el juego aéreo llegó el empate del local, sin embargo el ex Temuco se ha ganado el puesto con buenas actuaciones.

Luis del Pino Mago: Volvió a aparecer en el once titular. Pasó desapercibido hasta que cometió una falta penal que pudo ser la ventaja para los viñamarinos. Además, constantemente se queda mucho con el balón y no concreta pases largos.

Jean Beausejour: Partido correcto del seleccionado nacional, recibió amarilla por una infantil falta en el primer tiempo, pero estuvo atento a los ataques por su lado. La deuda sigue siendo a la hora de atacar y generar peligro. 

Camilo Moya: De los más gritados por Dudamel. Le pedía constantemente que estuviera atento a la marca y a las salidas. Costó asociarse para generar juego, la marca del rival hizo lo suyo y perdió varios balones peligrosos para la retaguardia azul. Debe recuperar el nivel.

Fernando Cornejo: El reemplazante del suspendido Espinoza, pero sin las mismas condiciones. Si bien acompaña en la ofensiva, no es tan preciso en los pases y no es agresivo en la marca. Falta por mejorar para quedarse en el equipo titular. 

Walter Montillo: La joya del equipo no pudo cumplir. No apareció durante gran parte del encuentro, la marca no lo dejaba respirar. Necesita urgentemente compañía para descansar la posesión. En la única jugada que tuvo ventaja, pudo de marcar el 2-1 pero Herrera lo evitó.

Nicolás Guerra: Mal partido. No hizo mucho y tampoco aportó para generar opciones. De los más bajos. Fue reemplazado por Jimmy Martínez.

Joaquín Larrivey: Sigue en racha. Con un cabezazo puso la ventaja para la U. Además de eso, poco pudo hacer. No se logró unir las líneas y generar juego. Estuvo muy abandonado en la ofensiva. Su única deuda es que cuando intenta participar de la generación del juego, casi siempre pierde el balón o no entrega bien. Lo suyo es definir la jugada.

Ángelo Henríquez: Muy bajo su rendimiento. Aún no puede demostrar que puede aportar al equipo. Apareció poco y nada. Fue reemplazado al comienzo del segundo tiempo y su titularidad con la llegada de Lenis está más que en duda.

CAMBIOS

Brandon Cortés: Entró al 50’ por Henríquez. La intención era buscar fútbol por las bandas y generar peligro pero no lo logró. Tomó el lugar de Montillo pero tampoco gravitó. Debe atreverse más.

Jimmy Martínez: Ingresó por un lesionado Guerra. Se buscaba una salida más rápida y liberar de responsabilidades a Montillo. Participó en la jugada más peligrosa del equipo en la segunda parte. Entró con ganas pero no fue suficiente.

Diego Carrasco: Tuvo que reemplazar a un exhausto Beausejour en los últimos minutos. Ayudó a marcar y que los constantes pelotazos del rival no lograran la ventaja.

Mauricio Morales: Ingresó en el final, reemplazando a Montillo. Su tarea era poblar el mediocampo para quedarse con la pelota. Con tan pocos minutos, no pudo hacer mucho.