Aquí, escribiré unas cuántas razones del porqué fichar a la dupla técnica Victor Hugo Castañeda y Luis Musrri es un gran acierto para nuestra amada Universidad de Chile.

Apenas se oficializó la salida de Sebastián Beccacece del club, todos nos estábamos preguntando ¿y quién carajo lo va a reemplazar a esta altura del torneo? De inmediato, salió el nombre del “Ñato” Jara y el “Huevo” Valencia, quienes entrenan a las divisiones menores de la U, pero nunca han dirigido a un plantel profesional, por lo cual las dudas estaban más que evidentes en la designación de estos dos ex futbolistas laicos. Es por este motivo, que Carlos Heller de inmediato coordinó reunión con Víctor Hugo Castañeda para que asuma el interinato por estos 3 meses que quedan de competición. ¿Pero qué motivó al magnate azul en designar a Víctor Hugo como técnico azul, en compañía de Luis Musrri?

1- El liderazgo de ambos técnicos

Está más que claro que tanto Castañeda como Musrri saben manejar situaciones adversas en un camarín. Y es en esa situación, en donde tendrán que actuar de forma inmediata para lograr resultados en su estadía en el CDA. Ya que, el fin de la era Beccacece ha sido bastante compleja en el vestuario y es evidente que hay un golpe desanímico en el plantel. La primera tarea de la dupla técnica, será levantar la moral de los jugadores.

2- El conocimiento del club

Son dos jugadores de la “casa”. Pasaron momentos alegres y sufridos con el club. En especial Musrri que vivió el descenso, ascenso y el bi-campeonato en dos ocasiones. Ellos más que nadie, saben lo que es vestir la camiseta azul, y también más que claro, de revertir los malos momentos, que es lo principal en la actualidad.

3- Confiar en los juveniles

A pesar de que Castañeda y Musrri no hayan logrado títulos, hasta el momento, como estrategas, lo que más se caracteriza a ambos, es la promoción y el uso constante de los jugadores de las divisiones inferiores. Y es allí, en donde, la U ha tenido malas experiencias durante esta década, ya que desde el 2012, que la U no ha tenido una camada de jugadores canteranos. Es por esto, que además de obtener resultados en cuanto a puntos, la tarea que tienen es confiar en los juveniles, como siempre lo han hecho y abrirle un espacio dentro del camarín.

4- Interinato, matar o morir

El contrato es por 3 meses, y con opción de prórroga si es que se sale campeón del torneo nacional o de la Copa Chile. Es bien sencillo. Matar o morir. Es por esto, que no hay margen de error. Si se gana, se reencanta al hincha, cosa más que clara. Pero si se pierde y la campaña del interinato es un fracaso, la imagen de ambos, no se verá perjudicada, como lo fue en el caso de Sebastián Beccacece, ya que 3 meses es un plazo bastante prudente para conseguir el éxito y a la vez es poco, como para que el hincha lo critique a morir por la mala campaña.

5- La revancha de Castañeda

Durante el 2002-2003, tras la salida de César Vaccia de la banca, Víctor Hugo estuvo al mando de la banca azul, debutando como estratega. Pero justamente, le fue mal en aquella ocasión. Es por esto, que Castañeda, trece años después tendrá su propia revancha para revertir su imagen dejada como director técnico y es la ocasión ideal para hacerlo. Así también, tendrá su oportunidad inmejorable, Luis Musrri, ex capitán que desde hace varios años se ha “autocandidateado” a la banca universitaria, pidiendo protagonismo de los históricos. Pues bien, ahora tienen la oportunidad. A aprovechar el máximo.

6- Pocas variantes en el mercado 

Despedir a un director técnico a esta altura del campeonato, es bastante complicado, no sólo por dejar inconcluso un proceso iniciado a principios de temporada, sino que también por encontrar al reemplazante. Ya que como se sabe, no se puede contratar a un estratega siendo que ya ha dirigido en este torneo, como es el caso de Ronald Fuentes y Miguel Ponce, por la Universidad de Concepción y Huachipato, respectivamente. Por lo tanto, la solución es un interinato y que más mejor, que con la experiencia de Castañeda y Musrri.

7- El deseo de Heller, por fin cumplido

Era sabido el interés de Heller por contar con esta dupla técnica. Es que, después del despido de Marco Antonio Figueroa a principios del 2014, Carlos Heller propuso esta idea, pero finalmente, el interino fue Relojito Romero, hombre apoyado en ese entonces por José Yuraszeck, presidente de Azul Azul. Dos años después, Heller ya como mandamás, hará cumplir su deseo.