Esta columna la hago con tranquilidad y frialdad. Es que este empate lo presentía. Sentía esa sensación de que íbamos a desaprovechar una inmejorable ocasión para ascender en la tabla de posiciones, como siempre lo ha sido con Beccacece. Este campeonato ya lo vi.

No puedo creer lo que pasa con esta Universidad de Chile. Es cierto, soy joven y no conozco los tiempos de sufrimiento de los años 70 y 80, pero sé perfectamente cuando un equipo lo deja todo en la cancha o se ve nublado en el terreno de juego. Repito mi impresión, no puedo creer que un entrenador siga probando a esta altura, una alineación y una forma de jugar del equipo. Siendo que ya ha tenido 8 meses para tener algo serio. No es bueno comparar, pero miro con recelo la situación de Colo Colo, es que con apenas dos semanas de trabajo, ya se nota la mano de Pablo Guede en la banca del archi-rival. Entonces, esto me hace aún más estar ofuscado con el Señor Beccacece.

Me da una tristeza tremenda cuando la U pierde y la gente que no es hincha del León, se burla y transforma a nuestro equipo en un objeto de burlas. En conferencia de prensa, Beccacece aseguró que las críticas no le hacían efecto en él, que le inmutaban. Pero, a mí, que soy un simple hincha, ¡me destroza el alma! Me destroza el alma esas noticias de la U tras una derrota y ver las cantidad de “me divierte” en Facebook o los diversos memes que relacionan a la situación del club. Ya no somos ese equipo que metía miedo en e terreno de juego o al menos, ponía corazón en la cancha, en los momentos más adversos del club y nos sentíamos conformes pese a la derrota, debido a la entrega de nuestros jugadores. Ahora, con Beccacece somos el “hazme reír” de la prensa deportiva, dejando por el piso la imagen de nuestro amado y querido club, ese que tanto defendemos.

¡Tenemos todo para lograr este torneo! Refuerzos de calidad internacional, jugadores que en cualquier equipo de América serían titulares, como Johnny, Bose, Jarita y la Gata. ¿Pero por qué cuando visten la azul no juegan como en la selección o en sus clubes anteriores? Quedó demostrado que la cantera de Wandereres nos dio un paseo en Valparaíso. Sí, así es. Cabros de 20 años dándole un baile a los bi-campeones de América. Entonces, me pregunto ¿Sabrán el significado de vestir la azul? En dos partidos he visto a la Gata Fernández trotar cuando pierde la pelota, si bien no está en su posición natural, esa actitud es odiosa para cada hincha. Lo invitaría a ver vídeos de Manuel Iturra, Marcelo Díaz o Esteban Valencia, que en tiempos de quiebra y sin sueldos, empapaban de sudor la gloriosa camiseta azul.

Ya no tiene sentido bancar a nuestro director técnico. Ha demostrado que no ha aprendido de sus diversos errores, es mas, sigue cometiendo las mismas pendejadas de siempre, una demostración de ello son las 19 alineaciones distintas en los 19 encuentros que ha dirigido. Me podrán decir sensacionalista, pero hay que darse cuenta en el ambiente que estamos. A diferencia de épocas anteriores -en las cuales, el presupuesto era mínimo por lo cual el objetivo era distinto- somos el equipo más costoso del fútbol chileno, con el mejor plantel del torneo y no hay nada concreto en la cancha. Hasta los equipos de la B tienen una idea de juego y da gusto verlos jugar. En cambio, como ha sido la tónica con Beccacece, el desorden reina en los partidos de la U. Y esto, se refleja con números, sólo 3 partidos ganados en el año. Terrible para un técnico que se la han dado todas las comodidades y gustos en los fichajes.

No sé cuando se va a solucionar aquello, ni tampoco sé que tiene en la mente el magnate Carlos Heller, pero le pido a Dios que haga cambios. Ya no podemos seguir así, esta situación es bastante lastimosa para cada hincha y usando las típicas palabras de Beccacece, este sufrimiento es conmovedor e inconmensurable.

Por: Andrés Yáñez Castillo, twitter: @andresyanezct