Martín Lasarte armó su plantel a medida que fue pasando el tiempo. Desde que llegó, construyó el plantel que le entregó a la U, 3 coronas en un año y medio. Pero, a partir de la salida del uruguayo y de la llegada de Beccacece a la banca azul, todo fue cambiado.

 

Año 2014, un mes antes del Mundial de Brasil 2014, y Carlos Heller presentaba al ex técnico de la Católica, Martín Lasarte, como nuevo estratega azul, luego de una pésima temporada a manos de Marco Antonio Figueroa y “Relojito” Romero.

La “U” venía decaída, mal y sin rumbo. Tenía a jugadores desgastados y sin capacidad para jugar en el “León”, luego de las pésimas contrataciones traídas por José Yuraszeck bajo su mandato (2012-2014). Así que la “poda” era inminente y la estructuración del plantel se veía venir. Así que, apenas se confirmó la llegada de “Machete”, las cabezas empezaron a rodar en el CDA. Primero se fueron los extranjeros que ocupaban cupo de extranjero y no iban a tener oportunidades con Lasarte, de los cuales eran Luciano Civelli, Rodrigo Rojas y Rodrigo Mora. Luego, los nacionales, en donde algunos se fueron por voluntad propia, como Igor Lichnovsky, Válber Huerta, Christián Bravo, Roberto Cereceda e Isaac Díaz. Y finalmente los que partían a préstamo como John Santander, Marcelo Jorquera, Rodrigo Ureña, Nelson Rebolledo, Francisco Castro, Rubén Farfán.

En resumen, se fue la mitad del plantel, y Lasarte con buen presupuesto, armó el plantel a su gusto. Y así, comenzaron a llegar: Gustavo Canales, Benjamín Vidal, Mathías Corujo, Guzmán Pereira, Joao Ortíz, Christián Suárez, Gonzalo Espínoza y Sebastián Zúñiga. Buenos fichajes para la U, que tenía la obligación de salir campeón, luego de pésimas campañas.

Y así fue, la U a la postre salió campeón, de una forma casi perfecta, ganando 14 de 17 partidos. Al año siguiente, la situación, el juego empezó a decaer, a tal punto de quedar eliminados de Copa Libertadores en primera fase y abandonar el título las dos veces del año. A pesar de aquello, se coronó campeón de la Copa Chile y Supercopa.

Lasarte para “maquillar” el equipo, trajo durante el año a Maxi Rodríguez, Leandro Benegas, Miguel Jiménez, Matías Rodríguez, Leonardo Valencia, Renato González. Más el regreso de Rubén Farfán, Francisco Castro y Rodrigo Ureña, quienes cumplieron destacadas actuaciones en sus equipos a préstamo. Y la integración de los juveniles por reglamento de Luis Pinilla y Diego González. Con estos fichajes, se fueron los de pobres rendimiento, como Ramón Fernández, César Cortés, Enzo Gutiérrez, Juan Ignacio Duma y el traspaso de Luis Marín a Estados Unidos y Patricio Rubio, en su mejor momento, a México, que a la postre regresó seis meses después pero disminuido en su confianza.

Y así terminó la estadía para Lasarte, con un plantel totalmente conformado a su gusto, y recordando que empezó con un plantel reducido debido a la “poda” que realizó apenas llegó a lnstitución. Aún así, siempre pidió un lateral izquierdo y un delantero zurdo, elementos que jamás se les otorgó a “Machete”.

Año 2015, la “U” aún no oficializa a Beccacece en el banco, pero él se adjudica poderes como para desprenderse de jugadores sin haberlos dirigidos. Y es así, que antes del partido con Huachipato, Beccacece habló con un grupo comandado por Gonzalo Espínoza (más tarde lo reintregró), y les avisó que no los iba a tener en cuenta. Debido a la poca cantidad de fichajes que se puede realizar a principio de año, no pudo realizar su “poda”, pero apenas terminó el torneo, ya se desprendió de todos los jugadores que tenía Martín Lasarte, a excepción de Johnny Herrera, Gustavo Lorenzetti, Sebastián Martínez y Fabián Carmona. Sin considerar a Mathías Corujo, que se irá esta temporada, Gonzalo Espínoza, que está buscando club al igual que Joao Ortíz, Sebastián Ubilla, que se quedó en el club debido a una lesión y Rodrigo Ureña con Bryan Cortés que aún no es oficial que se queden en la institución.

A diferencia de Lasarte, lo de Beccacece es algo inédito en el club. Ya que del plantel campeón de Martín Lasarte de hace apenas seis meses, sólo quedan cuatro jugadores de 25 que el uruguayo tenía en sus filas.

¿Será algo preocupante o es la conformación a gusto del estratega azul? El tiempo lo decidirá, pero es novedoso, la ida y salida de jugadores de este mercado de fichajes.