Un polémico cometido del juez Roberto Tobar.

El “Clásico Universitario 186” ya es historia, porque Universidad de Chile igualó 1-1 ante Católica en San Carlos de Apoquindo, en compromiso válido por la decimotercera jornada del Campeonato Nacional.

Lo cierto es que el encuentro no estuvo exento de polémicas, y todo aquello, se vio reflejado en el cuestionado arbitraje de Roberto Tobar. Situaciones no cobradas en ambas áreas, desataron la furia de las escuadras que luchan en la parte alta de la tabla de posiciones.

En el primer tiempo, el juez no pitó un penal favorable a la “U'” a los 17′, tras una falta a Isaac Díaz por parte de Benjamín Kusevic, quien lo carga y empuja cuando éste ya tenía ganada la posición para conectar un centro desde la derecha. Posteriormente, una mano del mismo Kuscevic dentro del área no es advertida por Tobar a los 63′, lo cual cortó una ocasión de gran peligro para los azules, cuando arremetían Mauricio Pinilla y Gustavo Lorenzetti.

Luego vendría el offside de Jean Beausejour a los 66′, en la jugada previa a la anotación de Mauricio Pinilla; y diez minutos más tarde, una mano de Alejandro Contreras, quien interceptó un remate de José Pedro Fuenzalida en el área de la “U”.

Tras el compromiso, las opiniones de los técnicos difirió notoriamente en cuanto al nivel del arbitraje, donde Esteban Valencia señaló que: “Creo que no ha perjudicado a ninguno de los dos”. Por su parte, Beñat San José enfatizó que: “Pequeños detalles vuelven a perjudicarnos en un clásico”.

Las imágenes son claras y el referato nacional sigue estando en deuda.