El nuevo gerente deportivo desea fortalecer la oficina técnica del club.

En la “U” saben que han fallado con la captación de refuerzos en los últimos años. La última generación exportable fue la de 2011, en la que se encontraban jugadores como Eduardo Vargas, Charles Aránguiz o Eugenio Mena, que fueron adquiridos jóvenes y a precios reducidos y, posteriormente, vendidos al extranjero por sumas bastante favorables para la concesionaria.

Este es uno de los aspectos que Sabino Aguad, nuevo gerente deportivo del club, pretende desarrollar de mejor forma. Para ello, se ha asesorado con Jorge Bernat, audiovisual del club universitario, quién lleva una década en el “Romántico Viajero”, y trabajó en la época gloriosa de Jorge Sampaoli. Hoy edita los vídeos de los entrenamientos que más tarde son analizados por Kudelka. Además, realiza seguimientos a jugadores que le llaman la atención y que, tras revisión del cuerpo técnico, son propuestos al directorio.

Aguad busca reforzar esa área. Tiene en mente el nombre de Matías Cerda, hoy uno de los integrantes de la oficina técnica que conformó Marcelo Espina en Colo Colo. Lo conoce desde Palestino, cuando ambos trabajaron bajo la dirección de Pablo Guede.

La idea de Azul Azul es conseguir refuerzos que rindan y también den ganancias a las arcas del club -algo que no ha ocurrido con frecuencia en las últimas temporadas- idealmente captar jóvenes con proyección, y no seguir cometiendo errores con contrataciones millonarias, tales como las de Eduardo Morante, Luciano Civelli, Ezequiel Videla, Gastón Fernández, y varios otros.