Foto: Juan Sandoval / Dalebulla.cl

El ídolo obligó a sus compañeros a despedirse de los fanáticos azules tras la derrota.

Fue historia repetida y con una caída agónica que caló hondo en el plantel de Hernán Caputto. La Universidad de Chile perdió 3-2 ante Colo Colo en el Estadio Monumental, en el Superclásico 186 del fútbol nacional y no logró escapar de los puestos de descenso. Pese a lo anterior, Johnny Herrera se mantuvo firme sobre el césped de Macul.

Tras el pitazo final del árbitro Roberto Tobar, el portero y referente del "Equipo Mágico" se plantó en mitad de cancha para llamar a sus compañeros y obligarlos a que regresaran (cuando se dirigían raudos hacia camarínes), para despedirse de los dos mil hinchas que acompañaron en el Monumental.

Toda esta secuencia, fue captada por las cámaras del CDF.