Foto: Agencia Uno

Pese a la derrota en el último Superclásico jugado en el Estadio Monumental, una imagen quedó marcada en la retina de muchos hinchas de la “U”. Leandro Cañete, jugador azul actualmente a préstamo en Deportes La Pintana, fue sorprendido encaramado en una de las rejas demostrando toda su pasión por el equipo de sus amores.

Su nombre es Leandro Cañete, llegó a los 11 años a las divisiones inferiores de la “U” y durante mucho tiempo fue una de las máximas promesas en el arco de la Universidad de Chile. Esta es la historia del meta que hoy con 21 años sueña con volver al equipo que lo vio nacer.

¿Cómo y a qué edad llegaste a la “U”?

Yo tenía 10 años y me encontraba jugando en la sub 13 de Coquimbo Unido. Un día fuimos a jugar al Estadio Santiago Bueras y justamente nos enfrentábamos a la “U”. En ese partido perdimos 4-0, pero atajé dos penales y tuve varias intervenciones que evitaron que aumentara el marcador. Luego de ello, me dijeron que fuera a probarme en la Universidad de Chile.

Estuve un año completo a prueba en la “U”. Luego debuté en la sub 12 contra Palestino en La Cisterna. Ganamos 2-1 y mi técnico era Cristian Mora.

¿Qué crees que te faltó para tener más oportunidades en el primer equipo de la Universidad de Chile?

Me perjudicó ser sparring durante dos años, ya que los dirigentes no querían que faltáramos mucho al club e incluso perdimos la titularidad en la juvenil. Pese a ello, yo les dije que no dejaría ir la oportunidad de ir a un Mundial, puesto que solo se dan cada cuatro años.

Luego de este episodio los dirigentes se molestaron y perdimos terreno varios jugadores que éramos promesa en la “U”.

Ya que mencionas el tema de los sparrings, ¿cómo viviste esa experiencia?

Gracias a Dios fue una experiencia inolvidable y espero algún día poder mostrar todo lo que aprendí, pero junto al equipo de mis amores.

Sobre tu paso por el primer equipo de la mano de Jorge Sampaoli, ¿qué recuerdos guardas sobre aquellos momentos?

Estoy muy agradecido del profe Sampaoli. Han sido de los mejores momentos de mi vida y aprendí mucho.

¿Fue una presión extra ser catalogado como una de las promesas en el arco azul?

Para nada. Lo tomé como una motivación extra. Yo desde pequeño que quiero ser el mejor y espero ganar y conseguir todo lo que pueda con la camiseta de la “U”.

Hablando de tu presente en Deportes La Pintana, ¿Cómo calificarías tu actual momento futbolístico?

Estoy pasando por un buen momento. Acá en La Pintana nos dieron tres partidos a cada uno de los arqueros que hay en el club. Yo ya jugué los que me correspondían y lo hice de buena forma durante la fase de grupos.

Ahora queda esperar que comience la liguilla y ojalá ser yo el arquero titular del equipo.

¿Es muy duro jugar en la Segunda División?

Es complicado. Es un fútbol más aguerrido y hay jugadores muy buenos.

¿Cuál es tu máximo referente en el fútbol?

Del exterior mi máximo referente es Oliver Khan, del medio nacional, Johnny Herrera y Claudio Bravo, por lejos.

Mucho se ha hablado sobre la foto que capturó el momento en el que estabas encaramado en la reja del Estadio Monumental, ¿Te arrepientes de aparecer en este tipo de imágenes siendo jugador profesional?

No me arrepiento de lo que hice, de lo que sí estoy arrepentido es de haber involucrado al club Deportes La Pintana en todo esto y que su nombre se viera reflejado en la foto. Pero bueno, no se volverá a repetir creo yo.

Luego de la imagen muchos hinchas azules piden tu vuelta al club incluso iniciando campañas con la fotografía para que exista mayor identificación con los colores del club, ¿cómo te tomas esto?

Estoy muy agradecido de los hinchas, se agradece mucho el cariño que me han entregado. Durante estos días he recibido más de 300 mensajes de apoyo y los he respondido todos.

Espero no defraudarlos y poder llegar al primer equipo. Yo solo quiero una posibilidad para demostrar lo que puedo dar, pero esa oportunidad tendrá que ser en el momento preciso.

Y, por último, ¿esperas volver a la “U” y afianzarte con el primer equipo?

Es lo que más quiero y sé que así será, pero todo a su tiempo. Lo que sí tengo claro es que si se me da la oportunidad debo aprovecharla al máximo y no soltarla más.