Los motivos que llevaron a Sebastián Martínez al declive

Quién iba a pensar en el año 2012, que Sebastián Martínez, cuatro años más tarde, podría partir a préstamo a Palestino, debido a las pocas oportunidades en el Romántico Viajero.

 

Lo lindo del fútbol, es que el futuro no es para nada predecible. Jóvenes promesas se han quedado en la memoria de los hinchas, que han visto destellar a estos jugadores con apenas 17 u 18 años, y que años más tarde se han quedado solamente en la retina del hincha. La “U” no se ha quedado atrás en este motivo, y ha visto como juveniles con apenas la mayoría de edad, han roto récords en su primera temporada como profesionales. Por nombrar a algunos en la última época; Mauricio Pinilla, José Luis Silva y Juan Ignacio Duma. E inclusive podríamos nombrar a la generación del 93, en donde están Ángelo Henríquez, Igor Lichnovsky, Christián Bravo, Sebastián Leyton, Válber Huerta y Sebastián Martínez, de los cuales ninguno ha tenido la regularidad que ha querido. Esta nota, hablaremos del “Chinito” Martínez, que ha visto en un año, decaer totalmente su carrera.

Sebastián Martínez -hermano de Cristián Martínez- debutó el 2011 en el empate frente a Palestino por la mínima. Actúo sólo veinte minutos, pero los cuales lo hicieron destacar. De ahí en más, alternó la suplencia y ya en el 2012 encontró la regularidad con apenas 19 años. Un partido para destacar, fue la derrota de la U en la Recopa Sudamericana frente al Santos de Neymar, en donde Sebastián Martínez fue el mejor de esa noche, tras anular de forma perfecta al astro brasileño. Jorge Sampaoli, ubicó al juvenil como líbero. Para muchos, fue una locura, colocar a un juvenil de apenas 19 años y mas como libero, si tiene estatura media (1,75 cm), pero las locuras tácticas de Sampaoli no defraudan, y esa noche no destiñó para nada.

Con apenas 20 años, ya alternaba las nóminas de la selección adulta, con Jorge Sampaoli ya entrenando la selección chilena. Rotaba la titularidad con Darío Franco y Marco Antonio Figueroa, hasta que finalmente “Relojito” Romero en el año 2014, le dio la confianza y le aseguró la camiseta de titular, pero esta vez como volante de contención y no como stopper, puesto que le había asignado Sampaoli en su estadía en el León.

Pese a la mala campaña del primer semestre del 2014, Sebastián Martínez ya era querido por la hinchada azul. No es mentira que el 98% lo quería como titular indiscutido en su once ideal. Y así fue también para Martín Lasarte, que llegó para mejorar la situación de la U a mediados de año. Para “Machete”, Martínez era fijo en su equipo. Conformó dupla con Gonzalo Espínoza, que más tarde se lesionó a mitad de campeonato, y de ahí tuvo como compañero a Guzmán Pereira o Mathías Corujo. No importase quién estaba al lado, el “Chinito” cumplía siempre y destacaba.

Finalmente, la “U” salió campeón y Martínez ya tenía la titularidad más que asegurada. ¿Pero quién iba a creer que Sebastián iba a perder terreno al año siguiente?

Lamentablemente, la irregularidad del elenco azul al año siguiente fue lo que marcó. Martínez, desgraciadamente, comenzó a lesionarse seguidamente, situación que lo empezó a seguir durante todo el año, y así comenzó a perder terreno con Guzmán Pereira, que ya le quitó el puesto en apenas un par de fechas del 2015. A partir de esa fecha, comenzó a alternar la titularidad y la suplencia, y mas con la llegada de Beccacece en 2016, que sólo actuó en forma irregular en los segundos tiempos, debido a que no era de su gusto futbolístico.

Hoy en día, hablar de Martínez, genera una cierta controversia en el hincha azul. Para muchos, debería ser un titular indiscutido, debido a que es el mejor de su puesto, ya que entrega confianza, valentía y recuperación en el medio campo. Y para otros, le faltan aspectos en qué mejorar. ¿Pero cuáles serían eso para algunos hinchas? Aseguran que le falta más técnica para entregar el balón, característica, que requiere Beccacece para el puesto de contención en su esquema. Otros, afirman que le falta más físico para ser un “5” calado en el equipo, además de las constantes lesiones que perjudican al “Chinito”.

Lamentablemente, para el hincha azul, el futuro de Sebastián Martínez estaría al lado del CDA, en Palestino. Es de esperarse, que en el cuadro árabe, demuestre una vez más, sus habilidades para poder reflejar que es uno de los mejores canteranos que ha sacado la Universidad de Chile en la última década. A veces, es mejor dar un paso atrás, para dar dos hacia adelante, y eso es lo que puede motivar al canterano. Que se ganó al hincha con su entrega y corazón.