Valentín Castellanos

Con apenas 21 años, Valentín Castellanos suma pasos por Uruguay y Estados Unidos. Sus buenas actuaciones hicieron que la Selección Argentina fijara sus ojos en él para el Preolímpico Sub 23 donde la Albiceleste se quedó con el título. Pese a partir muy joven de Universidad de Chile, el delantero recordó su paso por el club y analizó la política en las inferiores de los azules.

Según relata Valentín Castellanos (21), Nueva York se encuentra como nunca antes la vio. La ciudad donde “Taty” reside hace dos años registra más de 17.000 muertos a raíz del Covid 19 y, al igual que en gran parte del mundo, el fútbol se encuentra suspendido.

Valentín espera volver a la normalidad lo más pronto posible. Lleva más de 40 días de confinamiento, en los cuales aprovecha –además de entrenar– de hablar con su familia por videollamada e intenta distraerse viendo películas o jugando PlayStation. 

El atacante que dio sus primeros pasos en las juveniles de Universidad de Chile habló con Dalebulla acerca de su paso por el club, donde dice, le dolió no ser considerado. El actual delantero del New York City FC, además, apuntó directamente a la dirigencia de Azul Azul respecto a la política en las inferiores del club. “Los dirigentes de aquella época ni sabían mi nombre, eso dice mucho de la preocupación que tienen en los juveniles”, señaló.

- ¿Cómo has vivido todo lo que está pasando en Nueva York a raíz del Covid-19?

Ha sido complicado. Acá en Nueva York cada vez crecen más los casos y con ello los muertos. Da un poco de miedo. Ojalá que todo esto pase pronto porque lo necesitamos todos. Ver vacía una ciudad tan linda y que siempre está con mucha gente la verdad es que asusta un poco.

- ¿Qué haces en tus tiempos libres ahora que no hay fútbol?

Entreno, veo películas y juego PlayStation. También aprovecho de hablar con mi familia por videollamada. Trato de hacer un poco de todo, no queda otra.


- En tu llegada al New York City FC tuviste la oportunidad de compartir camarín con David Villa, histórico delantero español. ¿Cómo fue esa experiencia y cuánto aprendiste de él?

David es una persona muy buena, es muy humilde y me ayudó mucho cuando llegué. Fue campeón del mundo y tiene mucha experiencia, así que lo miraba bastante para ir aprendiendo de su juego. Hoy en día tenemos bastante contacto a través de Instagram.

- Hace varios años que la MLS ha ido evolucionando e incorporando jugadores de gran nivel, lo cual le ha dado mayor categoría al torneo. ¿Cómo evaluarías a la liga y qué es lo más difícil del torneo?

Hoy en día la liga está creciendo muchísimo. No solo vienen jugadores a retirarse, sino que también llegan jugadores jóvenes con mucho potencial y que esperan tener la oportunidad de llegar a grandes ligas. Yo estoy tratando de jugar la mayor cantidad de partidos posibles en la MLS, aprender lo que más pueda y si tengo la oportunidad de partir a Europa sería algo muy lindo.

- Tus actuaciones tanto en el fútbol uruguayo como en la MLS hicieron que la Selección Argentina pusiera sus ojos en ti e incluso lograron quedarse con el título del Preolímpico este año. ¿Cuáles son tus expectativas con la albiceleste?

He aprendido bastante. El llamado a la selección fue una de las cosas más lindas que me ha pasado. Tuve la oportunidad de ir al Preolímpico Sub 23 y ganar mi primer título con la Selección Argentina. Mis expectativas son seguir creciendo, así ha sido siempre.

- El 2016 llegaste a la “U” con apenas 17 años y pese a tener un gran desempeño en las divisiones inferiores del club, no te dieron la oportunidad de debutar en el plantel de honor. ¿Te dolió no ser considerado? ¿Por dónde crees que pasó la decisión?

Sí, me dolió. Creo que estaba preparado. Debuté en Copa Sudamericana, pero nunca me dieron la oportunidad de jugar en el Torneo Nacional. En la “U” veía a chicos que tenían 19 o 20 años y seguían entrenando con las inferiores. Yo tenía 17 y ya quería jugar en primera. Lo hablé con mi representante y se dio la oportunidad de ir a Uruguay donde afortunadamente tuve una buena campaña. 

-¿Qué crees que faltó para ser considerado? 

Yo siempre estuve muy dispuesto y comprometido. Ese año fuimos campeones de las juveniles con un equipo bárbaro e incluso a 10 de nosotros nos subieron a hacer la pretemporada con el plantel de honor. Finalmente solo dejaron a uno o dos, el resto siguió de reserva constantemente. En las inferiores los técnicos hicieron un trabajo extraordinario, a mí me trataron muy bien y estoy muy agradecidos de todos ellos. 

- ¿Por dónde crees que pasa el poco rodaje a la cantera en Universidad de Chile?

Yo creo que las decisiones son netamente dirigenciales. Yo nunca tuve contacto con los dirigentes, nadie nunca se acercó a hablarme. Los dirigentes de aquella época no sabían mi nombre ni cuántos años tenía, eso dice mucho de la preocupación que tienen en los juveniles.

- Tú que viviste el proceso desde dentro, ¿qué se podría mejorar en las divisiones inferiores del club?

Tienen que mejorar mucho como en todos los clubes. Ojalá que se hable más sobre llegar a primera división, que se les den más oportunidades a los juveniles. Si no lo hacen, puede que se arrepientan en el futuro. Lo ideal es que estén todos preparados para jugar en la máxima categoría. 

- ¿Te gustaría tener tu revancha en Universidad de Chile?

Sí, me gustaría. No sé si ahora, pero más adelante seguro que sí. La “U” es un club que me abrió las puertas cuando yo era chico y me ayudó muchísimo cuando yo más lo necesitaba. No tengo ningún rencor con ellos, al contrario. Tengo muchos amigos y la gente del fútbol formativo me trató muy bien.