Foto: Agencia Uno

Azul Azul no tiene los recursos económicos para repatriar al volante.

Una de las bajas más sensibles que tuvo Universidad de Chile para este segundo semestre fue Gonzalo Espinoza, quien emigró al Kayserispor de Turquía, y dejó un vacío en el mediocampo, ya que nadie pudo reemplazar en funcionamiento al exjugador de Patronato de Argentina.

Ante esta situación, tanto la directiva como Guillermo Hoyos, se interesaron, nuevamente, en repatriar al mediocampista de 27 años, quien no ha tenido protagonismo en su actual club. No obstante, la clausula de salida es un impedimento para que el maulino se convierta en nuevo refuerzo de la “U”, puesto que Azul Azul debe pagar un millón de dólares para liberar a Espinoza.

De esta forma, por el costo económico, se descartó la contratación del volante. Por otro lado, la concesionaria azul cerró, prácticamente, el fichaje de Ángelo Araos, y ahora se concentra en la búsqueda de un central y un volante de creación.