Las miradas estaban puestas en Ronaldinho, pero los aplausos se los llevaron los pupilos del técnico Casildense.

Hay jornadas que nunca se olvidan y la del 19 de octubre de 2011, es una de ellas. Así es, porque un día como hoy pero hace ya seis años, Universidad de Chile brindó una gran exhibición en Brasil y goleó a Flamengo de Ronaldinho por 4 tantos a 0, por los octavos de final de ida de la Copa Sudamericana.

Un compromiso que los dirigidos de Jorge Sampaoli, el nuevo “Ballet Azul”, dominó de principio a fin, con un despliegue físico impresionante, en el que combinó una presión agobiante a las salidas de los locales (contando con escasas ocasiones), un buen juego colectivo y gran eficacia en el pórtico rival. Lo último, explicado porque esa noche se le anularon dos goles legítimos a los azules. Primero, por una presunta posición de adelanto de Eduardo Vargas a los 21′; y luego, por un lanzamiento penal ejecutado por Matías Rodríguez que traspasó la línea, lo cual no fue advertido por el guardalínea a los 61′.

Los tantos que sellaron la contundente victoria en el Estadio Joao Havalange de Río de Janeiro, fueron anotados por José Rojas a los 13′, Eduardo Vargas a los 41′ y 43′, y Gustavo Lorenzetti a los 72′. El cuarto, el mejor de todos. Un contraataque letal que tuvo como protagonistas a Charles Aránguiz, Eduardo Vargas, Matías Rodríguez y al autor de la conquista, que lo selló con un zurdazo imparable.

Quisieron ver la magia de Ronaldinho, pero la magia ese 19 de octubre, se tiñó con los colores de Universidad de Chile.

Flamengo: Felipe, Rafael Galhardo (66′ Jael), Alex Silva, Wellington, Júnior César, Aírton, Braz, Darío Bottinelli (32′ Renato), Thiago Neves, Ronaldinho, Deivid (46′ Claudio Maldonado). DT: Wanderley Luxemburgo.

U. de Chile: Johnny Herrera, Osvaldo González, Marcos González, José Rojas, Eugenio Mena (86′ Felipe Gallegos), Matías Rodríguez, Charles Aránguiz, Marcelo Díaz, Gustavo Lorenzetti, Eduardo Vargas (89′ Diego Rivarola), Francisco Castro. DT: Jorge Sampaoli.