Imagen: Comunicaciones Club U. De Chile
JUEGAENLINEA

El delantero formado en la “U” ha podido disputar menos de la mitad de los encuentros desde su retorno al club en 2020, siendo el 56% de sus ausencias provocadas por lesiones.

Desde su llegada tras un exitoso paso en Unión La Calera en el año 2019, el canterano ha estado más ausente que presente en los duelos del club. El joven jugador, de tan solo 23 años, se ha perdido 49 de 87 posibles partidos disputados entre 2020 y 2022, perdiéndose un total de 56% de lo disputado por el club.

Desde su llegada, el joven delantero se ha visto afectado por 6 lesiones, siendo la mayor cantidad de estas de un origen muscular. La que lo ha apartado por mayor tiempo de las canchas, fue una rotura de ligamentos cruzados, que lo excluyó durante 8 meses. En estos momentos, Lobos se encuentra en recuperación tras una intervención quirúrgica originada por una hernia del núcleo pulposo.

El delantero comenzó su mala racha con una lesión en uno de sus muslos durante 2020, tiempo después llegó la rotura de ligamentos cruzados que lo obligó a ser intervenido quirúrgicamente. En 2021 las lesiones volvieron a decir presente con una molestia en un abductor y luego un desgarro. Finalmente, en 2022, llegó una lesión a comienzos del campeonato en el mes de marzo, luego se vio afectado por la hernia lumbar que lo llevó a ser intervenido y decir ausente en la actualidad.

Durante su obstruida vuelta a la “U”, el delantero se ha matriculado con un gol y le resta contrato con el club hasta finales del 2023.