Foto: Dragomir Yankovic / Photosport

El ahora ex técnico azul se despidió tras el empate conseguido en La Cisterna ante Palestino.

Rafael Dudamel dejó de ser técnico de Universidad de Chile tras 26 partidos dirigidos en los que consiguió un 42% de efectividad, rendimiento que le significó su salida tras el opaco empate conseguido en La Cisterna.

Tras el encuentro, el venezolano se manifestó y entregó sus sensaciones en relación a su proceso en el CDA. "Nos vamos en paz. Nos vamos tranquilos. No nos vamos felices porque nos imaginábamos al final de temporada dando vuelta olímpica. El trabajo había sido arduo y exigente, pero nos hemos dado por completo. Nos vamos en paz porque nos hemos entregado al máximo. Le pedimos eso también a los futbolistas, que se sientan en paz y tranquilos. Porque no tengo la mayor duda de su profesionalismo y entrega", dijo.

En ese mismo sentido, el ex adiestrador hizo un pequeño análisis de su estadía en la banca azul. "Fueron escasos seis meses, pero intensos y de mucho aprendizaje. La primera es que cumplimos el objetivo. Salvamos al equipo del descenso, junto con los dirigentes, jugadores y cuerpo técnico. Y esta segunda que se interrumpe y que no era lo que queríamos. Pero los resultados son los que mandan".

En cuanto a una autocrítica de su ciclo, Dudamel dijo que "en este proceso, siento tranquilidad y siento que me voy aportando lo que tuve que aportar. Luego vendrán las reflexiones del cuerpo técnico desde la frialdad. Seguro vamos a encontrar muchas cosas que tenemos que corregir y mejorar. Lo que me deja tranquilo es que dejamos un grupo sano".